miércoles, 28 de diciembre de 2011

Tarde de madalenas

Hoy es mi primer día de vacaciones de Navidad y empieza mi temporada de cocina. Ayer descubrí en Internet la tienda Decake y hoy he ido a conocerla y a comprarme utensilios nuevos para estos días.
Ayer por la tarde estuve curioseando el blog Albahaca y Canela buscando recetas de galletas para hacer estos días. Es uno de los mejores blogs de repostería que conozco y, además, puedo encontrar muchas recetas suizas y no tengo que ceñirme sólo a mis libros de Betty Bossi. No sé cómo terminé en el blog de Alma Objetivo: Cupcake Perfecto (¡menudo descubrimiento!) y hoy he decidido, por fin, probar a decorar mis madalenas con colorantes especiales, siguiendo sus consejos.

He utilizado mi receta de bizcocho ligero que experimenté el año pasado (está en En danza), quitando todo el azúcar que pude, y sin poner grasa, para que ésta sólo esté en los rellenos y la decoración.

Para 6 madalenas he hecho la receta con sólo dos huevos.
A las claras se les añade una pizca de sal y una punta de cuchillo de levadura química. Después se suben a punto de nieve. Las yemas se mezclan con 40 g de azúcar hasta que blanqueen.
Yo he utilizado azucar glace que hago con el molinillo que me regaló mi cuñada Blanquita. Desde entonces, ¡¡¡muelo todo lo que pillo!!!

En una fuente grande se vierte la mezcla de las yemas con 50 g de harina tamizada. No hay necesidad de comprar un tamizador, yo tamizo con el colador y queda igual de bien.
Después de mezclarlo bien, se añaden las claras montadas y se remueve, con cuidado de que éstas no se bajen. Con esto, ya está la masa preparada para repartir en las cápsulas de papel. Yo, además, le hecho un chorrito de zumo de limón (cuidado, esto sólo se puede hacer si no se utiliza leche en la masa, si no, para dar aroma a limón, habría que añadir ralladura).
Las madalenas se hornean durante 20 minutos a 180º en el horno precalentado y se dejan enfriar sobre una rejilla. La masa es muy esponjosa, pero no se obtiene una costra crujiente por fuera, lo cual es algo con lo que todavía tengo que experimentar.

Para la cobertura he utilizado una receta basada en lo que he leído en Objetivo: Cupcake Perfecto.

En un recipiente se mezclan 60 g de mantequilla, 115 g de azúcar glace y una cucharada de leche (Alma aconseja que sea semi-desnatada o nata, yo no lo he podido remediar y la he puesto desnatada). En vez de añadir extracto de vainilla, he sustituído parte del azúcar glace por azúcar de vainilla, para dar un aroma al buttercream. Por ultimo, se añade el colorante.
Una vez ya obtenida una cobertura homogénea, se mete en la manga pastelera y se decoran las madalenas al gusto.
Veo que la boquilla que he comprado es algo pequeña, así que tendré que comprar otra... Hasta entonces, aquí está lo que he hecho :-)

¡Feliz día!

Cada madalena tiene tan sólo 85 kcal y el buttercream de cada madalena tiene unas 100 kcal.

3 comentarios:

  1. Qué buena pinta!!! ...me encanta el color que te ha quedado ;_)

    ResponderEliminar
  2. ¡Gracias!
    A ver si otro día hago más y voy probando más colores :-)

    ResponderEliminar

¡Hola!
Gracias por tus comentarios, preguntas y reflexiones :-)