domingo, 19 de mayo de 2013

Jengibre confitado a la vainilla


En mi última entrada os aconsejaba acompañar un blondie con el sirope resultante del confite de jengibre a la vainilla. Bueno, pues aquí la receta de este confite, para que podáis disfrutar de ese sirope resultante, que es todo un lujo.

Para confitar la fruta se ha de sumergir en almíbar, de tal manera que ésta pierda su humedad interior y se sature de azúcar para que así sea más fácil de conservar. De esta manera, se evita el crecimiento de microbios que la pudren, por lo que pueden mantenerse varios años en buen estado sin necesidad de medidas de preservación adicionales. Dependiendo del tamaño y el tipo de fruta, el proceso de confitado puede suponer varios días. Pueden confitarse piezas enteras, trozos de fruta o tiras de piel.

Para hacer esta receta, me he inspirado en la de Trotamundos, en Food and Cook. Os aconsejo que echéis un ojo también a su receta, muy interesante por la mezcla de especias que agrega al sirope del confite.

Me dicen en casa que si esta foto se ve mal... ¡No, son los granitos de la vainilla!

Ingredientes
100 g de jengibre
150 g de azúcar
300 g de agua
1/3 de rama de vainilla
un chorrito de zumo de limón
una cucharadita colmada de azúcar glace
una cucharadita colmada de maizena

Se pela el jengibre y corta en trozos del tamaño que se quiera (pueden ser tiras, daditos, rodajas, ...). Se lavan y ponen a remojo, durante una hora, en una cacerola. Pasado ese tiempo, se cambia el agua y se hierve el jengibre durante 4 minutos. Se cuela y enfría con agua y se vuelve a poner a remojo durante otra hora. Pasado este tiempo, al igual que hiciéramos antes, se cambia el agua del jengibre, que se vuelve a hervir durante 4 minutos y se enfría bajo el grifo. Volviéndolo a dejar en remojo durante una hora.

En una cacerola se pone a hervir 300 g de agua, con 150 g de azúcar, un chorrito de zumo de limón y 1/3 de vaina de vainilla (abierta previamente para facilitar que los granitos de su interior salgan con facilidad). Cuando todo el azúcar se haya fundido, se añaden los trocitos de jengibre y se dejan hirviendo a fuego lento durante 30 minutos. Se apaga el fuego y se deja enfriar el confite. Cuando esté templado, se introduce en un recipiente y tapado se deja reposar 12 horas.


Con ayuda de un tenedor se sacan los trozos de jengibre del recipiente y se secan sobre un papel de cocina. Necesitaremos cambiar este papel 2 o 3 veces, pues el jengibre estará soltando mucha humedad.

En un plato se pone una cucharadita de azúcar glace y otra de maizena. Se introducen los trozos de jengibre en la mezcla y se rebozan hasta que estén totalmente cubiertos y ya no sean pegajosos. ¿Sencillo verdad?

El sirope en el que se han dejado reposar los trozos de jengibre toda la noche para mí es lo más valioso. Se puede utilizar así para mojar cualquier bizcocho, o se le puede añadir azúcar glace en frío y glasear bollos, o utilizar con nata en el mantecado de un helado. También se puede seguir cociendo y hacer caramelos. ¿Os animáis a probar alguna de estas variantes?


¡Feliz domingo!

17 comentarios:

  1. Hola preciosa, la verdad es que últimamente no visito muchos blog, y la última entrada tuya me la perdí, pero esta no podía eludirla. Me la apunto, tengo ganas de probarlo desde hace tiempo, seguro que es una delicia. Un besote, feliz domigo

    ResponderEliminar
  2. Muy interesante tu receta, la verdad es que se puede hacer de todo con éste jengibre, hasta caramelos!.
    Gracias por la idea, me llevo la receta.
    Besos!

    ResponderEliminar
  3. Qué buena receta, me ha encantado. No suelo hacer este tipo de preparaciones pero el jengibre me fascina y confitado, más. Muchas gracias guapa. Un beso,

    www.cocinaamiga.com

    ResponderEliminar
  4. Qué chula. Estas son las recetas que dan pereza pereza, pero que luego el resultado es genial. Hombre, tu resultado es genial, el mío no sé, jeje. Me has dejado intrigada con las ideas para el sirope, sobre todo la del helado y la de los caramelos, muy interesante. Besitos

    ResponderEliminar
  5. Adoro el jengibre y esto no me quedo sin probarlo.
    Buen día

    ResponderEliminar
  6. Me ha encantado esta receta Olivia. Un besazo.

    ResponderEliminar
  7. Excelente receta y para sacarle mucho!! Bendiciones!!! =) Besos!! =)

    ResponderEliminar
  8. Olivia, qué gran idea nos has aportado con esta receta, genial!!

    un abrazo

    ResponderEliminar
  9. Nunca te acostaras sin saver una cosa mas!! muy interesante la entrada....Besss

    ResponderEliminar
  10. Nunca me he atrevido con el gengibre. Si no me inspiras tú, no me inspira nadie.
    Me siento inspirada. Me has abierto las puertas al gengibre. ¿De qué otras formas lo usas?

    ResponderEliminar
  11. receta muy original, desde luego las posibilidades del jengibre son infinitas..
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  12. Una entrada muy buena y original, sé que el jengibre es muy versátil, confitado no lo había visto. Un beso

    ResponderEliminar
  13. Fantastica receta,el jengibre me chifla asi que tomo nota enseguida.
    Besets.

    ResponderEliminar
  14. Me vendrá estupendamente tu idea y has explicado el proceso con todo detalle, muchas gracias!!! Impecable!!!

    ResponderEliminar
  15. Qué mal me llevo con el jengibre, lo uso poquísimo y me molesta pues la cocina asiática lo utiliza bastante, una pena! en fin, quizás confitado lo apreciaré más, se ve tan rico.
    Un besito, guapa

    ResponderEliminar
  16. Vim te conhecer e gostei muito de tudo o que vi... Com certeza voltarei muuuuiiitas vezes, pois já estou te seguindo.
    Aproveito a oportunidade para te convidar a visitar o meu Blog. Lá as postagens são diárias, e tem de tudo um pouco: Receitas, Dicas, Artesanato... E seria um prazer ter a sua companhia como minha seguidora :0)
    Beijos Márcia (Rio de Janeiro - Brasil)

    http://decolherpracolher.blogspot.com

    ResponderEliminar

¡Hola!
Gracias por tus comentarios, preguntas y reflexiones :-)